viernes, 25 de diciembre de 2009

Aves blancas

Y ahora en mi terraza puse macetas con plantas, aprovechando que las paredes son altas de tal manera que la gente de afuera no puedar ver las plantas. Estan prohibidas las plantas en la ciudad. Es pecado tener una. Con pena de cárcel y excomulgación.

No fue necesario regar las plantas, porque apenas las puse, llovió sobre la ciudad. Obviamente, no de las lluvias sanas, sino las lluvias ácidas que corroen las estatuas de los libertadores y esclavizadores de mi ciudad. Bueno, por lo menos la lluvia va limpiando la mierda que les dejan de recuerdo las palomas. La plaga de palomas.

Claro, en la ciudad hay palomas. ¿Cómo? No lo sé, pero las hay. Y aun vuelan los pájaros negros sobre mi casa de norte a sur por las tardes. Y ninguna posa sobre las plantas en maceta, porque asumo que no le gustan los frutos que dan. O porque sencillamente pasan inadvertidas las casas con plantas (si es que hay alguna otra cosa con plantas, como la mía).

¡Por suerte que la lluvia no las mató! ¡Qué suerte la de los animales estos! ¡Inmortales, seguramente son! A diferencia de nosotros. ¡Una pequeña lluvia y nos derrite, y nos encondemos en nuestras casas, huyendo de nuestra naturaleza! ¡De nuestra naturaleza mortal! ¡De que debemos morir por mano de alguien más! Pero queremos morir de viejos y enfermos. ¡Huimos de la muerte pertinente, justa y exacta! Justo como lo hacen los grillos en epoca de lluvia.


Seguir Leyendo *|* Ocultar Tecsto

Se multiplican y se multiplican. Como plaga. Como palomas. Como humanos. Y luego viene el controlador de plaga. Y las mata sin piedad ni misericordia ni pena. Sin sentimientos. Con alexitimia. Con odio. Desquitándose con ellos, lo que la vida le ha hecho. Les quita la cabeza, o se los traga de una, completitos y vivos, para que sus ácidos gástricos los derrita en gritos de dolor y sufrimiento (bueno, en este caso, en medio de cric cric con ecos pidiendo por ayuda que jamás vendrá). Y no quedarán huellas de sus vidas, más que los desechos que botará el depredador y se reciclará en un nuevo ciclo por las plantas que he puesto en mi terraza.
Esas aves blancas, que me sorprendió ver volar sobre mi terraza a una hora del atardecer. Volaban hacia el oeste. Y solo les vi sus largas pata amarillas. Sus alas abiertas sin moverse. Sus picos amarillos buscando comida (que hay escondida en mis macetas). Sus largos cuellos. Pasan tan rápido que no tuve tiempo de aprovechar su belleza en la naturaleza. ¡Al menos ellos la tienen! ¡Y qué belleza!


En fin, estas garzas, responsables de su deber depredador acaban la vida de otros en un festín sin aparente final. Acaban con la plaga de los grillos. Me pregunto quién acabara con nosotros, otra plaga. No lo sé. Sólo sé, que ahora además de los pájaros negros volando sobre la ciudad, aparecieron aves blancas. Bueno, para ser exacto fueron tres aves (garzas) blancas sobre mi casa. Pero fui a la terminal de buses, donde por lógica todos los buses pasan, y habían grillos por todas partes. Tal vez, huyendo de las garzas, o de las llantas asesinas. O de pisadas psicodélicas ansiosas de muerte. Y ahí, más allá, detrás, donde no pasa ningún bus ni niguna persona. Sí, justo ahí, están todas las garzas paradas, con sus ojos brillosos de hambre. Y yo sigo caminando, viendo los grillos en el suelo. Preguntándome, dónde estará el único pájaro negro que estuvo en el posible único jardín de la ciudad. Y que nunca volverá. Ni aunque pasen tres aves blancas ignorando los grillos de mi terraza. Ni aunque compre otro Rayuela. Simplemente, nada.

Y estas garzar solo vivirán mientras haya grillos. Y solo habrá grillos, mientras haya lluvia ácida. Por unos meses. Y morirán, finalmente. Cumpliendo el ciclo vital. Y no habrá plaga de grillos ni de garzas. Pero eso no controlará la otra plaga. Y no me refiero a la plaga de la paloma.
Ocultar Tecsto


martes, 22 de diciembre de 2009

De nabos a coles

Se preguntarán: ¿y ahora este zoquete diabólico que nos mostrará?

Pues, yo les digo, no es nada diabólico =). Si quieren clasificarlo dentro de un género, podría ser thriller.

Se llama De Nabos a Coles.

¿Y porqué se llama así?
Cuando lo veas, asumiré que analizarás la analogía entre el significado de la expresión y la historia.

¿De qué se trata?
Míralo, pues, apenas dura un minuto siete segundos (1:07)

¿Me va a gustar?
Tampoco espero que te guste.

¡Me parece un corto pendejo!
Ya pues, coméntalo y explícate porqué.

¿De dónde surgió la idea?
Pues, era un deber de Composición Audiovisual para la universidad. Era un ejercicio del eje de miradas, aunque realmente había otro personaje más, pero no lo pude conseguir =(

¡Me parece muy simbólico el hecho de que cuando ella está caminando hacia las escaleras, pasa de la luz a las sombras, es parecido al hecho de que pasa de la vida a la muerte!

Sí, ¡qué bueno que te hayas dado cuenta! Lo mismo digo.

¡Oye, pero se ve clarito una mano que está grabando!
¿Y? Toda película y corto tiene errores terribles, aunque no tan tremendo como ése.

¡Me gustó más la canción que tu huevada de corto! ¿Cómo se llama?
Ashielf Pi - E. S. Posthumus

Ahora, YO te tengo una pregunta:

¿Quién es el cómplice del asesino, aquel que está en la puerta?

video

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Dios está en los infiernos


¡Oh, Satán, dueño inherente de los infiernos!
No liberéis de tus llamas aborrecibles
al dios de los cristianos, al alá de los musulmanes
y al señor de los judaicos, que aún no les trae su mesías.
A pesar de que merezca sufrir por los siglos,
su justa condena de perecer puede ser corregida.

Su mayor pecado ha sido al hombre crear
en el penúltimo día.
¡Ah, dios de la vagancia del último día!
¡Púdrete en lo infinito y fondo del ácido!
Es tu culpa fidedigna por la pobreza y riqueza,
defiendes a los pobres, y justificas a los ricos,
¡doble discurso, hipócrita!
Por prometer todo, y cumplirnos nada:
la tierra prometida, la liberación, el más allá,
la salvación, la reencarnación y la gloria.
No tenemos más que la vida, la miseria,
el sufrimiento, las ilusiones y falsas esperanzas.
¡Que te lleve el diablo, infeliz!

Seguir Leyendo *|* Ocultar Tecsto

¡Oh, Satán, felicidades de por mi parte!
El mundo está más feliz sin dios en presencia.
Ahora, gracias, somos más tranquilos,
sin alguien que nos limita la vida.
Hay mayor equidad entre nosotros,
y mayor equidad de recursos,
por ende, menos guerras por acumulación.
¡Oh, Satán, es justo y necesario alabarte!
Porque el culpable no es el ladrón, sino el dios
que creó el ambiente injusto, que lo obligó a robar.
¡Oh, Satán, hazlo sufrir por todos los asesinados
durante la Puta Inquisición, las guerras innecesarias
mundiales y civiles, los muertos de hambre, sed
y falsas necesidades que nos creó!

¡Tan falsas como él mismo!

¡Oh, Satán, derrítelo en las llamas ácidas del erebo!
Y no lo libres, por el odio que le tienes,
por el que le tengo, y por el que le tendremos.

¡Hazlo no existir!
¡Convéncelo de que no existe!
¡Que es otra persona, pero no él mismo!

Lo tendremos reencarnado como algún mendigo
y al morir, terminará en un anfiteatro.
¡Oh, sí, la mayor de las plenas satisfacciones!
¡Casi sexual!

¡Oh, Satán, seremos felices en contrapicado!
¡Lo enterraremos vivo,
y seguirá cumpliendo
la peor de las condenas!

¡Caer en el olvido!


Ocultar Tecsto